domingo, 15 de julio de 2018

MIDDLESEX


Nací dos veces: Fui niña primero, en un increíble día sin niebla tóxica en Detroit, en enero de 1960, y chico después, en una sala de urgencias cerca de Petoskey, Michigan, en agosto de 1974.
Así empieza el escritor norteamericano de ascendencia griega Jeffrey Eugenides la novela Middlesex, que fue publicada en el año 2002 y obtuvo el Premio Pulitzer en el 2003.
Cuando en uno de los grupos de lectores de los que formo parte recomendaron la citada obra, recordé haber leído del mismo autor hace bastante tiempo La trama nupcial, que, pese a sus más de 500 páginas y lo pretencioso de su contenido, no consiguió interesarme.
Middlesex tiene aún más páginas que La trama nupcial, 660, pero aquí el contenido está organizado de tal manera que interesa de principio a fin.
Esas líneas del principio que he copiado ya son un acicate para quienes se enfrentan a este libro. Luego el interés se acentúa al proseguir la lectura y escuchar a la persona que nos cuenta su historia, porque cumplidos 41 años, y habiendo sido como Tiresias, primero una cosa y luego otra, siente que se acerca otro nacimiento y quiere poner por escrito de una vez: ese viaje en montaña rusa de un solo gen a través del tiempo. ¡Háblame, Musa, de la mutación regresiva ligada a mi quinto cromosoma!
La persona que nos habla desde Berlín, donde trabaja como funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores de Estados Unidos, se llama Cal Stephanides. Sin embargo, hasta bien avanzada la pubertad respondió al nombre de Callíope o Callie.
La mutación regresiva a la que Cal se refiere determinó que la preciosa niña de ojos de Cleopatra admirada por todos en su infancia, se convirtiese, conforme iba creciendo, en un ser de constitución androide para lo que nadie, menos aún ella misma, aportaba ninguna explicación.
Así que a los problemas que su aspecto físico le ocasionaban en la vida diaria, Callie añadía el desconocimiento del porqué de su aspecto. Hasta el año 1974 en el que un diagnóstico médico certificó que era hermafrodita.   
Esa historia sola da para un libro, que sería de total actualidad a tenor de los últimos movimientos sociales, ya que realiza un profundo y exhaustivo análisis de los sentimientos de Callíope- Cal ante su gen alterado y explica cómo se enfrentaban los médicos estadounidenses y la sociedad en general, en la década de los 70, a las cuestiones relacionadas con la identidad sexual.
Pero Jeffrey Eugenides no se conforma con una sola historia y aprovecha las numerosas páginas de Middlesex para que Cal, haciendo de narrador omnisciente, relate dos historias más que también le afectan, aunque estén situadas en épocas distintas.
Los protagonistas de la más antigua son dos hermanos huérfanos, Lefty y Desdémona, sus abuelos, que en 1922, huyendo de la masacre de armenios y griegos en Esmirna cometida por los turcos, viajaron en un barco a los Estados Unidos y se instalaron en Detroit.
Esta parte tiene mucho de novela histórica, desde la vida de los jóvenes en su aldea natal, los gusanos de seda, la persecución turca, el viaje, el incesto y la boda, la llegada y la adaptación a una sociedad nueva y diferente; las transformaciones de esa sociedad, en especial entonces las que se relacionaban con la industria automovilística y la ausencia total de protección de los trabajadores.
Enlazada con la historia de los abuelos está la de los padres de Callie, Milton y Tessie, así como de su hermano mayor, Capítulo Once. En el libro no se nos dice el porqué de ese nombre. Parece ser que Cal le llama así a posteriori, después de que el muchacho dejase en bancarrota la empresa familiar. El Capítulo Once de la ley de impuestos norteamericana hace referencia a la bancarrota.
Aquí la historia familiar incluye los acontecimientos que se van produciendo en Estados Unidos a nivel político, militar y social. Por ejemplo, la guerra de Vietnam, la presidencia de Nixon, los disturbios raciales, etc. A la vez, la vivencia del sueño americano, que persigue con particular interés Milton; y los movimientos juveniles de protesta que fagocitan a Capítulo Once.
Pese a la gran variedad de contenidos y al elevado número de páginas, Middlesex no es una novela que resulte pesada en ningún momento. Jeffrey Eugenides se expresa con agilidad y claridad y enriquece el relato con detalles humorísticos, históricos y mitológicos que aportan ligereza, proporcionan un interés especial a los que somos aficionados a esas cuestiones, y reducen los aspectos dramáticos.
Identidades sexuales su evolución y vivencia, humor, documentado devenir histórico, al igual que fundamentada crítica; mitología griega, transformaciones políticas, económicas y sociales…
La riqueza de contenidos que encontramos en Middlesex y la maestría como narrador que muestra a lo largo de toda la novela Jeffrey Eugenides, convierten a este libro en una obra muy recomendable; merecedora sin duda ninguna del Pulitzer que obtuvo gracias a ella el autor norteamericano, que se declara admirador de Gabriel García Márquez y sus Cien años de soledad, así como de los relatos homéricos.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario