domingo, 29 de abril de 2018

EL COLOR DEL SILENCIO

En ocasiones resulta imposible obedecer a Amos Oz cuando dice que el buen lector ha de centrarse más en lo que una determinada obra literaria significa para él, el terreno que está entre lo escrito y uno mismo que en el que se halla entre lo escrito y el escritor.
Más imposible aún si has tenido ocasión de escuchar personalmente al autor, en este caso autora, del libro que vas a comentar.
Se trata de El color del silencio, una novela bastante voluminosa, 477 páginas, escrita por Elia Barceló.
Antes de presentarnos su novela, Elia Barceló nos hablo de sí misma. De este modo supimos  que es profesora de Literatura Hispánica en la Universidad de Innsbruck en Austria, aunque ahora se dedica sólo a escribir; está casada con un historiador austriaco, y ha publicado numerosos libros de diversos géneros: infantiles y juveniles, ciencia ficción, realistas, etc. obteniendo gracias a ellos, además de bastantes premios, un reconocimiento internacional.
Durante el encuentro, se mostró como una persona sencilla, cercana, simpática, con sentido del humor y gran facilidad de palabra.
En referencia a  su trabajo en el mundo de la escritura, al preguntarle por el temor que sienten algunos autores ante la página en blanco, explicó que nunca ha experimentado tal temor. No le cuesta imaginar situaciones que más tarde convertirá en relatos; de hecho, tiene una buena cantidad iniciados. Al parecer, su mente está de continuo fabulando. Un detalle que al común de los mortales les parecería insignificante, es en su caso la piedra angular de una historia. Está claro que disfruta escribiendo y en sus libros se nota ese placer.
Centrados ya en El color del silencio, que empieza cuando la protagonista participa en una “constelación”, que su pareja cree podrá ayudarle a aclarar zonas oscuras del pasado, Elia confesó que, aunque en su vida no hay zonas oscuras, para hacer más creíble la historia contenida en la novela, decidió intervenir en una de esas constelaciones, y el resultado fue con el tiempo gratificante.
Feminista convencida, Elia Barceló elige para protagonizar El color del silencio a Elena, una mujer de más de sesenta años fuerte e independiente que dejó a su marido y a su hijo para dedicarse a la pintura, alcanzando en dicho campo un éxito notable. En la actualidad, Elena vive con Carlos, un editor que la conoce bien, la quiere y desea haga frente a sucesos que ocurrieron en su juventud y continúan angustiándola; entre ellos el asesinato de su hermana mayor.
La obra se convierte así en un ir y venir del presente al pasado, alternándose los capítulos en un sentido u otro.  
Elia Barceló despierta el interés de los lectores valiéndose de acontecimientos propios de la novela histórica habituales últimamente: Guerra Civil, franquismo, relaciones con Marruecos e inicios del régimen democrático, en los que sitúa una historia de amor, espionaje e intriga, con un asesinato de por medio, que se desarrolla en ambientes elegantes y sofisticados, en los que predominan las mujeres hermosas y los hombres apuestos.
El ritmo de la narración es ágil, se impone la acción a la reflexión, abundan los diálogos y los hechos se suceden con rapidez.
Todo esto contribuye a que sea una obra de fácil lectura, que deja en el lector un recuerdo tan grato y positivo como dejó el encuentro con la autora a los que tuvimos la satisfacción de escucharla.

jueves, 12 de abril de 2018

UN LIBRO DE MÁRTIRES AMERICANOS

Segunda semana de este mes de abril, que más parece febrero por lo frío y lo desapacible, y un nuevo libro fácil de leer, pese a sus más de ochocientas páginas, y muy apropiado para tratar en grupos de lectores, ya que su argumento gira en torno a dos cuestiones sin duda polémicas: el aborto y la pena de muerte.
El título de la obra aludida es Un libro de mártires americanos y lo ha escrito Joyce Carol Oates.
He indicado que la lectura es fácil porque Joyce Carol Oates escribe muy bien, se expresa con claridad y el argumento del relato, a pesar de no ser en absoluto amable, está organizado de manera que el lector conserve el interés desde el principio al fin.
Para ello Joyce Carol Oates se vale de un conjunto de personajes  principales y secundarios perfectamente dibujados, cuyas vidas responden a situaciones de gran actualidad y los sentimientos que manifiestan son imperecederos.
Así, junto al aborto y la pena de muerte, aparecen las creencias religiosas y el ateísmo, la maternidad y el rechazo de ésta, el sentimiento de culpa, la fidelidad conyugal, las diferencias sociales, el feminismo, el acoso escolar, y más que cada uno podrá extraer conforme avanza en la lectura según sean sus vivencias personales.
La historia que contiene Un libro de mártires americanos tiene como suceso central el asesinato en 1999 en el estado de Ohio de Augustus Voorhees, médico que práctica abortos, a manos de Luther Dunphy, de profesión techador y de religión evangélica, que se considera enviado por Dios para acabar con la vida de una persona a la que califica de asesino de niños.
Luther está casado con Edna Mae que padece una seria depresión al haber perdido en un accidente de coche, en el que se vio implicado Luther, a su hija menor con síndrome de Down que viajaba en el asiento de atrás.  
A Luther y a Edna Mae les quedan tras el accidente cuatro hijos, los dos mayores, Dawn y Luke, en especial Dawn, tendrán también relevancia en la narración.
A esta familia, de seres con escasa cultura que sobreviven a duras penas, con una madre drogada por los medicamentos y un padre fanático religioso, que pertenece a grupos organizados de antiabortistas y termina en el corredor de la muerte, se opone la familia del médico, de clase social alta, lo que le hubiera permitido dedicarse a la medicina privada y disfrutar de una boyante posición junto a Jenna, su esposa abogada, sus hijos Darren y Naomí, y la pequeña Melissa adoptada en China.
Sin embargo, Augustus (Gus) decidió ejercer la medicina pública al servicio de los desfavorecidos, y aunque atiende a mujeres en embarazos que llegan a término, le conocen sobre todo por practicar abortos. Esto hace que le persigan los antiabortistas, deba llevar protección y cambiar de residencia con frecuencia, lo que acarrea problemas a su esposa e hijos.
La muerte de Gus altera por completo la vida familiar. Entre las consecuencias del trauma compartido, está la decisión que adopta Melissa de poner por escrito todo lo que concierne a su padre y que ella desconoce.
En la familia de Luther, Dawn, joven poco agraciada de edad similar a Melissa, toma también una decisión: convertirse en boxeadora y adoptar el nombre de “El Martillo de Dios” para reivindicar la figura paterna.
Son muchos más los personajes a analizar que interesarán a los lectores y a los que Joyce Carol Oates dispensa un trato distinto, con debatibles matices,  según el grupo en el que se integran. Así en el retrato de los contrarios al aborto (la América profunda), resalta el fanatismo y la truculencia; y en el de los proclives, el altruismo y la intelectualidad.
Una cuestión curiosa en este aspecto es la utilización de la primera y la tercera persona a lo largo de las ochocientas catorce páginas del libro. Todos los personajes principales y algunos secundarios exponen cómo piensan en primera persona, excepto Gus, al que conocemos a través de sus hechos y de las opiniones de otros.
Como he apuntado anteriormente, Un libro de mártires americanos alberga tal cantidad de situaciones y detalles, que resulta imposible resumirlo en unas pocas líneas. Sólo queda recomendar su lectura, seguro que no deja a nadie indiferente.
 

 

 

viernes, 6 de abril de 2018

MIEDO

En ocasiones, al escribir estas breves reseñas de los libros que leo, suelo repasar la biografía de sus autores, algunos de ellos desconocidos para mí; y en bastantes de esas biografías descubro que sus protagonistas disfrutaron de excelentes bibliotecas familiares, lo que les permitió acceder desde niños a la mejor literatura.
Uno de esos privilegiados fue Stefan Zweig cuya familia, de la alta burguesía austriaca, le proporcionó todos los medios para adquirir una sólida formación literaria. También es cierto que el joven Stefan, como relata en El mundo de ayer, mostró bien pronto gran curiosidad por todo lo relacionado con la cultura y se convirtió más tarde en un excelente alumno universitario y en un agudo observador de los tipos humanos que lo rodeaban.
Las cualidades citadas se aprecian a la perfección en Miedo, última obra que acabo de leer del escritor vienés y con la que deseo empezar el mes de abril, al ser Stefan Zweig un autor que recomiendo siempre.
La protagonista de Miedo es Irene, bella mujer de 28 años casada con un magistrado  prestigioso y madre de dos hijos de corta edad. Irene vive una vida despreocupada llena de lujos y diversiones; hasta que durante un baile entabla relación con el pianista que ameniza la fiesta y se convierten en amantes.
La primera página de la novela nos habla ya del miedo. Un miedo que la joven considera irracional, pero que experimenta de manera intensa en las escaleras del piso del pianista cada vez que mantiene con él un encuentro amoroso. Miedo a que alguien pueda verla, a que la reconozcan pese al velo que cubre su rostro, al escándalo social y familiar que ese reconocimiento supondría.
Los temores de Irene se hacen realidad cuando encuentra, en el momento de escapar hacia la calle, a una mujer que dice ser la novia de su amante. La mujer se enfrenta a ella de forma violenta, amenazándola con publicar lo que está sucediendo si no le da dinero.
Se inicia de ese modo un chantaje que aterroriza a la joven esposa y la conduce, conforme la chantajista aumenta sus exigencias, a que se replanteé lo que ha sido su vida hasta esa fecha, la relación con su marido y sus hijos, su despreocupación y superficialidad. Empieza a valorar todo lo bueno que hay a su alrededor, ahora que parece estar a punto de perderlo.
Con el estilo ágil, profundo y elegante que le caracteriza, Stefan Zweig profundiza en los sentimientos de Irene, realizando un extraordinario análisis psicológico del personaje y de sus circunstancias.
El lector, conforme avanza la lectura, siente el terror de la joven, sus vacilaciones y su arrepentimiento.
El final, tan sorprendente como inesperado, permite comprender por qué las novelas de Stefan Zweig fueron superventas en su tiempo.
En la actualidad para mí cualquier libro de este escritor supone un auténtico placer.