martes, 2 de enero de 2018

EL NUEVO FEMINISMO

En numerosas ocasiones he traído a Opticks libros escritos por mujeres que se consideraban feministas, con matices en algunos casos, por ejemplo, en el de Margaret Atwood autora de El cuento de la criada. Leo en el periódico que la escritora canadiense defiende el “feminismo bien entendido”. “Se refiere a la defensa de todos los seres humanos”. También yo pienso así. No creo que la mujer por el hecho de serlo deba gozar de privilegios especiales; pero tampoco de las trabas, prejuicios, desprecio o infravaloración que ha padecido a lo largo de la historia. Por eso apoyo y aplaudo a todas aquellas mujeres que pretenden construir una sociedad equilibrada y justa, así como a los hombres que trabajan con el mismo fin.
Una de esas mujeres es la nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie que reivindica un nuevo feminismo a través de conferencias recogidas después en libros: Todos deberíamos ser feministas, Querida Ijeawele o Cómo educar en el feminismo, que están entre los más vendidos durante el año 2017.
Ngozi Adichie habla alto, claro y de forma directa, hasta el punto de que sus palabras se han convertido, incluso, en eslóganes para camisetas –We should all be feminists- que han lucido actrices, cantantes y otras personas famosas, dentro de esta corriente imparable que tiene a las mujeres  como activas  protagonistas.
La literatura de Ngozi Adichie se basa en tres pilares fundamentales: belleza, cotidianidad y poder. Tres pilares presentes ya en su primera obra importante, La flor púrpura, que publicó en el 2003. Belleza en la descripción de costumbre y paisajes. Cercanía porque parte de lo conocido. Poder, del padre poderoso y respetado por ello; también de los militares que intervienen en el gobierno cuando les apetece, sin pensar nunca en las consecuencias de sus acciones.
La acción de La flor púrpura se desarrolla en Nigeria, país en el que la autora vivió hasta los 19 años y en el que reside en la actualidad. La protagonista del relato es Kambili, una adolescente hija de un acaudalado hombre de negocios dueño de un periódico que lleva una vida privilegiada junto a su madre y  su hermano mayor.
Sin embargo, la situación real de la familia no es tan idílica como puede suponerse desde fuera. El padre es un católico fanático que exige a su esposa y a sus hijos lo que él considera la perfección bíblica en comportamientos y actitudes, castigando con crueldad cualquier infracción.
Sólo cuando la hermana de su padre, Ifeoma, consigue que los jóvenes pasen unos días con ella en la ciudad donde reside, Kambili descubre que existe una realidad distinta de la única que conoce. Una realidad en la que impera el respeto a las ideas,, la diversión, la confianza, la ausencia de castigos; en una palabra, el amor.
Mientras están en casa de su tía, se produce en el país un golpe militar y todo se trastoca. Pero lo descubierto y lo vivido en ese nuevo hogar convertirán a Kambili en una persona capaz de enfrentarse a la adversidad y a la injusticia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario