sábado, 9 de diciembre de 2017

ESPERANDO A MISTER BOJANGLES

Vuelvo de la biblioteca con un libro que acaba de editarse en España y cuya portada, un hombre y una mujer bailando agarrados de un modo entusiasta, me atrapa a primera vista. Se trata de Esperando a mister Bojangles y con él su autor, el francés Olivier Bourdeaut, ha conseguido importantes premios, además de lograr el primer puesto en las listas de los más vendidos y ser seleccionado para el premio Goncourt a la primera obra.
Según he leído en una reciente entrevista, Olivier Bourdeaut atravesaba una mala etapa y decidió pasar algunos días junto a sus padres en la costa valenciana donde residen, concretamente en Altea. Allí se le ocurrió la idea de este libro, y el éxito obtenido le ha llevado a elegir también esa zona como domicilio habitual. Quizá el ambiente mediterráneo contribuya a que sus próximas creaciones sean tan sorprendentes y singulares como la publicada.
La historia contenida en Esperando a mister Bojangles la relata el hijo de la pareja protagonista, un matrimonio enamorado que disfruta de manera especial bailando a los sones de Mr. Bojangles, antiguo disco de Nina Simone.
El baile a los sones del disco citado anima las ocasiones especiales. Pero hay otras músicas y otros bailes, ya que esa forma de actuar constituye un rasgo distintivo de ambos, junto a detalles tan singulares como organizar fiestas a las que invitan a gente diversa conocida o desconocida, tener de mascota a una grulla, Doña Superflua; que el hombre llame a la mujer cada día con un nombre distinto, contar con un amigo senador, el Crápula, cuya jocosa descripción ocupa una página entera o quitar a su hijo de la escuela porque allí les consideraban una familia de chiflados en la que el marido se define como un idiota feliz y de su mujer dice que tuteaba a las estrellas.
Para que la felicidad sea completa la pareja compra un castillo en España, bastante lejos, hacia el sur, y a él invitan a todos sus amigos que consideran el lugar un paraíso.
Y así página tras página, alternando sus recuerdos con lo escrito en los cuadernos privados de su padre, el joven regala al lector una historia hilarante, a veces surrealista, siempre poética; y conforme avanza el libro, melancólica y triste cuando la realidad se va imponiendo sobre la fantasía.
Esperando a mister Bojangles de Olivier Bourdeaut es un libro muy breve, tiene sólo ciento cuarenta y ocho páginas; la historia contenida en él, original en el fondo y la forma, pienso que puede agradar a los lectores, y lectoras, más exigentes y permanecer viva en su memoria; como han permanecido y espero permanezcan en la mía otras tantas fábulas inolvidables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario