miércoles, 15 de noviembre de 2017

DERECHO NATURAL

La cuestión es por qué alguien puede sentirse autorizado a burlar el poder legislativo y decidir qué es justo y qué no.
Esta cuestión, tan debatida en los últimos tiempos a consecuencia de la crisis catalana, se la plantea Ángel Ortega en relación con el divorcio de sus padres  y con la objeción de conciencia a la que se acoge para no realizar el servicio militar. Asuntos que le conducen a reflexionar sobre el derecho natural y el positivo.
Ángel Ortega es uno de los protagonistas y el que relata en primera persona la historia contenida en Derecho natural, libro de Ignacio Martínez de Pisón que hoy traigo a Opticks.
La historia que nos cuenta Ángel gira en torno a su padre, Ángel también, aunque adoptó el nombre de Ray Ronson en su etapa de actor y de Big Demis cuando se dedicó a imitar, con bastante éxito por cierto, al cantante Demis Roussos.
Las peripecias vividas por este personaje histriónico, narcisista y  egocéntrico, le sirven a Ignacio Martínez de Pisón para presentar algunos acontecimientos de la transición española, por ejemplo, la ley del divorcio, el golpe de Estado o la emancipación de la mujer y cómo fueron vividos por los miembros de una determinada familia, en concreto la familia de Ángel: padre, madre, hermanos y abuelos.
La acción se sitúa en la ciudad de Barcelona en la década de los setenta y en Madrid en los ochenta, lugar en el que Ángel hijo estudia Derecho y se reencuentra con Irene, su amor de adolescencia.
En Barcelona viven Ángel y su madre que trabaja para sacar adelante a los dos. El niño tiene 5 años y se sorprende cuando llega a la casa un señor que dice ser su padre y al que prácticamente no recuerda. Pronto su padre vence las reticencias con las que es recibido y se dedica a hacer grandes planes de futuro que le van a permitir ganar mucho dinero trabajando en el cine.
Entre ensoñaciones y realidades: actor, guionista, promotor, cantante…; embarazos y nacimientos, idas y venidas, desapariciones inexplicables, reconciliaciones y rechazos va transcurriendo la vida de los padres de Ángel que él, que se siente un poco responsable de todos y actúa como tal, se propone no imitar jamás, pese a quererlos a los dos y valorar las cosas buenas de cada uno.
Ignacio Martínez de Pisón es un escritor sobrio que retrata la realidad sin florituras y hace a los personajes cercanos y creíbles. Llevados por un determinado carácter o por las circunstancias de la vida, ninguno de ellos resulta antipático. El autor los presenta más bien como víctimas, destacando siempre algún aspecto positivo en los caracteres o las circunstancias.
De esta manera la novela, muy bien construida, se lee con agrado por lo que cuenta y por la claridad, concisión y buen hacer de Martínez de Pisón al escribirla.
 

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario