miércoles, 12 de julio de 2017

LA BIBLIOTECARIA DE AUSCHWITZ

Tras la muy favorable impresión que me causó la lectura de A cielo abierto de Antonio Iturbe, busqué algún otro libro de este autor para comprobar si esa favorable impresión continuaba.
El elegido fue La bibliotecaria de Auschwitz y el autor humanista amante de los libros que escribiera A cielo abierto se hizo otra vez presente en medio del horror de uno de los mayores campos de exterminio que idearon los nazis.
Antonio Iturbe explica que fue en La biblioteca de noche, documentada obra de Alberto Manguel, donde encontró la referencia a un barracón en Auschwitz que albergaba la biblioteca más diminuta de la historia.
A partir de ahí inició una investigación que le condujo a la  República Checa, a Polonia y a Israel, país en el que pudo entrevistarse con la que sería después protagonista de su libro, Dita Kraus.
La abundante información obtenida dio lugar a que Antonio Iturbe optase por escribir una novela y no el reportaje que había pensado primero.
Surgió así La bibliotecaria de Auschwitz, relato en el que el escritor mezcla la ficción con la realidad con tal perfección que hasta los personajes ficticios  que integran la historia parecen reales.
Dita Kraus, en el libro Dita Adlerova, es una niña de 13 años ingresada junto con sus padres en Auschwitz. La familia llegó al campo procedente del gueto de Terezín, ciudad amurallada a pocos kilómetros de Praga en la que los nazis encerraron, tras expulsarlos de la capital, a varios miles de judíos checos, entre ellos al joven deportista Fredy Hirsch.
En Auschwitz Fredy Hirsch consigue que los nazis le cedan el barracón 31 para organizar actividades lúdicas con los niños, que no incluyen libros, prohibidos en el campo, sólo canciones, juegos, manualidades y pasatiempos de esa clase. Todo bastante complicado de realizar porque no cuentan prácticamente con materiales de ningún tipo y el hambre, la suciedad y la muerte son sus habituales compañeros.
Pese a la prohibición de los libros, Hirsch consigue hacerse con ocho de lo más variado, de entre los muchos que se arrebataban a los judíos que eran gaseados nada más llegar, y Dita se convierte en la encargada de custodiarlos y esconderlos en los continuos registros y demás ocasiones de peligro.
La descripción de la vida en el campo es en bastantes páginas espeluznante. Antonio Iturbe no se recrea en el horror pero tampoco pasa de puntillas sobre él: los hornos crematorios, las torturas, la mezquindad y la envidia entre los mismos presos, los experimentos de Mengele…
Lo que ocurre es que al lado de ese horror inexplicable, el escritor aragonés muestra otras situaciones en las que priman la solidaridad, la valentía, la amistad, la esperanza y el amor por los demás y por los libros. Unos libros que Dita lee a escondidas cuando se los devuelven, comparando sus vivencias con las de los protagonistas de las distintas narraciones: La montaña mágica de Thomas Mann, La ciudadela de J. A. Cronin, Las aventuras del bravo soldado Svjk de Jaroslav Hasek, etc.
En resumen, La bibliotecaria de Auschwitz de Antonio Iturbe es una obra imprescindible para aquellas personas amantes de los libros que desean saber y que se hacen preguntas porque para ellas nunca será ajeno nada de lo humano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario