sábado, 4 de febrero de 2017

ZYGMUNT BAUMAN


Hace unas semanas leí con admiración la entrevista que Gonzalo Suárez realizó en Papel a Zygmunt Bauman. Algún tiempo después Yasmina Yousfi, una antigua y querida alumna, me hizo llegar el libro de este filósofo y sociólogo polaco de origen judío titulado VIDAS DESPERDICIADAS-La modernidad y sus parias cuya lectura acentuó en mí la admiración inicial.
Zygmunt Bauman nació en Polonia en 1925 y murió en Gran Bretaña el pasado 9 de enero. Así que posiblemente la entrevista que le hizo Gonzalo Suárez en su casa de Leeds, con motivo de la publicación del libro Extraños llamando a la puerta, sería la última que concedió.
Tanto en la entrevista como en el libro, Zygmunt Bauman plantea cuestiones de total actualidad que encontramos habitualmente en los distintos medios de comunicación. Por ejemplo, la eliminación de los desechos que, a consecuencia de la oferta continúa de novedades y el elevado consumismo, producimos  cada vez en mayor cantidad.
Pero Bauman no se refiere sólo a desechos materiales, sino que habla de desechos humanos, personas no productivas, inmigrantes, refugiados y demás parias que la globalización económica va dejando fuera del sistema.
Zygmunt Bauman crea el término “modernidad líquida” para referirse a esa sociedad de consumo global en la que todo se escurre y cambia rápido: las modas, los afectos, los artilugios electrónicos, las noticias, los sucesos…
Los sólidos valores de antaño: estado fuerte, empleo indefinido, familia estable, religión como freno o como refugio han desaparecido. Ahora se nos dice que hay que hacerse a la idea de cambiar de trabajo varias veces a lo largo de la vida, también de ciudad y de forma de pensar, adaptándose a las circunstancias que se modifican de continuo, haciendo que nuestras vidas se definan por la precariedad y la incertidumbre y que la depresión se haya convertido en una enfermedad corriente.
Esa fragilidad en el pensamiento da como resultado individuos fácilmente manejables que tienen dificultad para comprometerse con nada que implique una continuidad a la que no están acostumbrados o alguna clase de sacrificio y cuyas ideas de felicidad acaban en una tienda.
Es fácil comprobar, mirando alrededor, que ante la fragmentación y la fragilidad que experimenta en situaciones como las citadas: cambio de pareja, de trabajo, de ambiente…, el individuo busque seguridad fuera de sí en un líder fuerte o un sentimiento tribal compartido: Trump, Putin, nacionalismos excluyentes.
Las redes sociales que multiplican los contactos y te proporcionan amigos virtuales no atajan esa fragilidad, todo lo contrario, aumentan la soledad, el egoísmo y hasta la simpleza, porque son tan “líquidas” que no permiten el razonamiento, la reflexión o el anclaje intelectual de las opiniones.
Sigue explicando Bauman que la globalización ha terminado con la individualidad, el conócete a ti mismo y actúa en consecuencia. La televisión muestra a personas en todos los lugares del mundo que, en general, se diferencian poco. En especial los jóvenes visten de un modo similar, escuchan las mismas músicas, consumen idénticos alimentos, leen el best seller de moda, se comportan de manera parecida. Diferenciarse de la manada sin salir de ella cuesta dinero: zapatillas, móviles de alta gama, ropa de marca, vacaciones exóticas que, no obstante, otros conseguirán también siempre que su poder adquisitivo lo permita.
De lo anterior podría deducirse que Zigmunt Bauman fue un filósofo y sociólogo pesimista y desesperanzado. Sin embargo, reconocidas y estudiadas las enfermedades que padece el mundo, el diagnóstico ya se ha realizado y las soluciones  empiezan a materializarse, apoyadas en planteamientos de personas de ambientes distintos que han sido conscientes de la gravedad del problema. Por ejemplo, las alegaciones del filósofo alemán Hans Jonas a favor de una mayor conciencia ecológica planetaria y una ética de la responsabilidad; o el Papa francisco que aporta tres soluciones para construir una sociedad sana: recuperar el arte del diálogo, ofrecer a la gente un lugar digno en la sociedad y lograr para todos una educación de calidad; o el mismo Bauman  que, junto a plantear la necesidad de una mayor solidaridad mundial o, como también dice el Papa Francisco, que la economía ponga a las personas por encima de los beneficios, insiste en lo relacionado con la educación citando una enseñanza de la sabiduría china: Si piensas en el próximo año, planta maíz. Si piensas en la próxima década, planta un árbol. Pero si piensas en el próximo siglo, educa a la gente.
Zygmun Bauman recibió el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades en el año 2010. Sería genial para todos nosotros tener su magisterio en cuenta.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada