domingo, 12 de febrero de 2017

DIENTES BLANCOS

La novela Dientes blancos se publicó en Gran Bretaña el año 2001. Su autora, Zadie Smith, de padre inglés y madre jamaicana, tenía sólo 23 años y no esperaba el enorme éxito que obtuvo la que era su primera novela, hasta el punto de convertirse en un libro de obligada lectura en muchos centros educativos.
La verdad es que ahora, con una Europa desconcertada entre el Brexit, los atentados terroristas, los populismos, el auge de la extrema derecha nacionalista y la crisis de los refugiados, el libro de Zadie Smith es de una vigencia total porque en él encontramos, descritos con ironía y una singular agudeza, algunos de los conflictos que estamos viviendo y hasta de los avances en el campo científico que, como entonces, crean polémica. 
La historia que nos cuenta Zadie Smith se desarrolla sobre todo en un barrio de Londres, iniciándose con el suicidio fallido de uno de sus protagonistas, Alfred Archivald Jones de 47 años que trabaja doblando folletos en una imprenta y al que un matrimonio frustrado impulsa a quitarse la vida. El hecho de que su plan no dé resultado, hace que Archie decida vivir de otra manera. Así que al conocer a la joven Clara Bowden, hija de una jamaicana Testigo de Jehová que desea escapar del fanatismo de su madre y de su novio igualmente Testigo, pese a la muy notable diferencia de edad, le pide en matrimonio y ella acepta.
Por otro lado tenemos a Samad Miah Iqbal, musulmán de origen bengalí que trabaja de camarero en el restaurante de un pariente y es amigo de Archie desde que combatieron en la misma patrulla durante la 2º Guerra Mundial, que se ha casado con Alsana Begum, una veinteañera de Bangladesh.
La amistad entre los hombres conduce a que las dos mujeres se hagan también amigas, quedándose embarazadas a un tiempo; Clara tiene una niña, Irie, y Alsana los gemelos Millat y Magid.
Como Samad es un musulmán fiel a su religión y vive anclado en un pasado familiar que considera glorioso, decide enviar a su tierra a Magid uno de los gemelos, porque no tiene dinero para enviarlos a los dos. Su idea es que el niño sea educado en los valores musulmanes tradicionales. Millat e Irie quedan en Londres, asisten al mismo instituto y el director, defensor del multiculturalismo, los pone en contacto con una familia de intelectuales ingleses acomodados, los Chalfens, en la que el marido investiga los efectos de la manipulación genética y la mujer es una experta en botánica.
Dientes blancos tiene 525 páginas, así que lo que acabo de contar no supone ni una mínima parte de su enorme riqueza argumental y de contenido. Zadie Smit, por su juventud al escribirla y por sus propias circunstancias familiares, puede mostrar sin riesgo a equivocarse los conflictos que viven los jóvenes: enfrentamiento con los padres para afianzar la propia personalidad, problemas de estudios y generacionales, primeros amores y escarceos sexuales, drogodependencias, etc. lo hace imprimiendo al relato un ritmo ágil y un tono desenfadado, a ratos humorístico y a ratos sarcástico, que resulta muy atrayente.
Tono con atisbos de novela negra, aunque sin olvidarse del humor, que usa cuando se refiere a la etapa bélica de Archie y Samad, y que sigue existiendo al tratar las cuestiones raciales. En este último caso hay bastante denuncia social y una mordacidad no muy frecuente en alguien tan joven.
En resumen, Dientes blancos de Zadie Smit es una extraordinaria novela que divertirá y sorprenderá al lector por su contenido, que en el año 2002 adelantó cuestiones que preocupan y mucho en 2017, y por el genial modo de ver la realidad y reflejarla que tiene esta escritora.

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada