martes, 8 de noviembre de 2016

EL GUARDIÁN INVISIBLE

Como ya todos los lectores deben saber, la ganadora del Premio Planeta en este año 2016 ha sido Dolores Redondo con la novela Todo esto te daré. En segundo lugar quedó Marcos Chicot con El asesinato de Sócrates. De Marcos Chicot comenté hace algún tiempo en Opticks El asesinato de Pitágoras. De Dolores Redondo aún no he comentado nada. Así que pedí en la biblioteca uno de sus libros y volví a casa con El guardián invisible, primera entrega de la llamada Trilogía del Baztán que tantos éxitos parece ser ha proporcionado a su autora.
El guardián invisible se publicó en el año 2013, así que si su éxito fue tan grande como dice la prensa, estoy segura de que la mayor parte de los lectores conocerán esta novela. Para aquellos que aún no la conocen diré que se trata de una novela policiaca, la protagoniza la inspectora de la Policía Foral de Navarra Amaia Salazar, felizmente casada con James, importante escultor norteamericano que llegó a Pamplona tras las huellas de Hemingway.
En El guardián invisible Amaia Salazar ha de resolver el asesinato de una adolescente cuyo cadáver ha aparecido en los alrededores del pueblo navarro de Elizondo. La inspectora, que nació en ese pueblo en el que viven sus dos hermanas, Ros y Flora, y su tía Engrasi, decide trasladarse a él con su marido para, desde la casa de Engrasi que la cuidó de pequeña, dirigir con más facilidad la investigación.
Pronto se producen nuevos asesinatos y la trama de la novela se complica al tener Amaia Salazar que enfrentarse a los traumas de un pasado que deseaba olvidar, a los conflictos que viven sus hermanas y a la insubordinación de uno de sus compañeros recién divorciado.
Todas estas cuestiones están muy bien enlazadas por Dolores Redondo, de manera que la novela se lee con agrado y facilidad.
Tratándose de un relato policiaco que engrosa una larga lista de novelas del mismo género, Dolores Redondo, en la creación de la protagonista de su trilogía, pienso que ha buscado diferenciarse de otras escritoras de series policiacas protagonizadas por mujeres, por ejemplo, la inspectora Petra Delicado de Alicia Giménez Bartlett, la detective Kinsey Millhouse, de Sue Grafton, la jueza Mariana de Marco de José Mª Guelbenzu, la forense Kay Scarpetta de Patricia Cornwwell o la subinspectora de las Mozos de Escuadra Norma Forester de Teresa Solana. A esta última podría parecerse en que las dos forman parte de cuerpos de policía autonómicos, pero ahí acaba el parecido.
En general, las mujeres que intervienen en la investigación de diversos delitos son, según las autoras citadas, personas de fuerte carácter, algunas divorciadas, otras con parejas esporádicas; las más, celosas de su libertad e independencia.
Una segunda cuestión que diferencia a Dolores Redondo del resto es la subordinación de la historia que cuenta al paisaje en la que se desarrolla, el mismo nombre, Trilogía del Baztán, lo da a entender.
La tercera diferencia está relacionada con esa subordinación, y es la intervención en el relato de personajes fantásticos extraídos de las leyendas que tienen su origen en esos parajes húmedos y fantasmagóricos; leyendas que perduran en el tiempo y que son anteriores, incluso, a la implantación del cristianismo.
En resumen, El guardián invisible de Dolores Redondo es una novela policiaca con elementos originales que la diferencian notablemente del resto; novela que ha proporcionado a su autora un éxito que considero merecido y que ahora, sin duda, aumentará con la publicidad que supone para un escritor la concesión del Premio Planeta.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario