lunes, 27 de julio de 2015

OPINIONES DE UN PAYASO

Deseando contrarrestar el efecto de la lectura diaria del periódico, afición que me viene de antiguo, busco autores enamorados de la Literatura y de la libertad del individuo para crear y vivir según unas convicciones a las que se ha llegado tras un periplo vital intenso y una profunda introspección. La semana pasada elegí al ruso Mijaíl Bulgákov y a su obra El maestro y Margarita. Esta semana me ocupo del alemán Heinrich Böll y de su libro Opiniones de un payaso.
Mijaíl Bulgákov nació en 1891, participó en la 1ª Guerra Mundial y fue una víctima del sistema comunista que le prohibió escribir y publicar, lo que precipitó su muerte cuando sólo tenía 49 años.  
Heinrich Böll nació en 1917, participó en la 2ª Guerra Mundial, denunció en sus obras los horrores de esa guerra, el sectarismo, la hipocresía, la manipulación y todo aquello que supone un atentado contra la libertad y la dignidad del ser humano sea cual sea su raza o credo religioso. Resulta lógico que los nazis reconvertidos y los poderosos a quienes criticaba no le tuviesen muchas simpatías. De hecho pasaba largas temporadas en Irlanda para alejarse de la maledicencia de la sociedad alemana de su época.
Opiniones de un payaso es un libro denso, reflexivo y de enorme dureza argumental, así que no resulta fácil de leer. Está escrito en primera persona por el payaso ateo Hans Schnier poco después de que Marie, la joven católica con la que convivía y a la que consideraba su esposa, lo haya abandonado para casarse con Züpner, católico como ella.
Hans tiene 27 años es hijo de una acaudalada familia alemana de religión protestante que supo vivir bien bajo los nazis y continúa viviendo bien después de ellos. La madre, que acogía en su casa a jerarcas del régimen, abominaba de los “yanquis judíos”, e hizo que sus hijos se afiliaran a las juventudes del partido, lo que provocó la muerte en la guerra de Henriette, su hija de 16 años, y un trauma en Hans y su hermano menor Leo, ahora es la Presidenta del Comité Central de las Asociaciones para la emancipación de las diferencias raciales. El padre, magnate del lignito, de moral económica intachable que difunde a través de la televisión y una joven amante a la que cuida de manera espléndida, considera que su hijo mayor ha defraudado las expectativas familiares al elegir la profesión de “Cómico”, por lo que no merece ninguna clase de consideración o ayuda.
Todo lo anterior lo vamos conociendo a través de Hans que reflexiona sobre su propia vida: infancia, amor por Marie, opciones religiosas y políticas, profesión, trabajo, familiares, amigos y conocidos; circunstancias y personajes que aparecen página tras página y son diseccionados por el autor con estudiada objetividad.
Una objetividad que Hans mantiene al hablar de sí mismo, entendiendo que es muy difícil mantenerse libre y ser fiel a las propias convicciones en un mundo regido por multitud de formulismos e hipocresías sociales.
La falsa moral de unos y otros, las calificaciones gratuitas, el adoctrinamiento político y religioso, las contradicciones entre lo que se dice y lo que se hace, la simulación, el infundio, la manipulación de las conciencias y otros recursos igualmente aciagos utilizados por los poderosos provocan la destrucción de las personalidades débiles y la soledad de los que intentan resistir.
Hans, el payaso, es uno de esos. Desde la infancia se ha buscado a sí mismo en el espejo que siempre nos muestran los demás, tras las máscaras con las que se disfraza cuando actúa; en los ojos y la piel de Marie, la mujer que ama y a la que la sociedad que él rechaza por fin ha atrapado.
Opiniones de un payaso del escritor alemán Heinrich Böll, que recibió el Premio Nobel de Literatura en 1972, es un gran libro. Vale la pena dedicar un tiempo a su lectura.

1 comentario:

  1. Si que vale la pena dedicar un tiempo a su lectura, e incluso mucho más a su análisis, publicado en 1963, hoy sus planteamientos queda caducos [AÑO 2012.-62.8% de uniones civiles frente al 37.2% de matrimonios religiosos http://www.foessa2014.es/informe/uploaded/documentos_trabajo/13112014045006_7884.pdf]), pues dejar caer así, como quien no quiere la cosa -técnica de la veladura en témpera-, que María (vaya nombre, eh!) deja de vivir en pecado para casarse, queda muy, a fuer de ser benévolo, como obsoleto.
    En su momento fue "revolucionario" en muchos aspectos: entonar el mea culpa los nazis cuando en España vivíamos la apoteosis del fascismo bajo la dictadura franquista pues tenía mucho morbo, la crítica, esta vez sin veladura alguna, al cinismo e hipocresía de los católicos, ni te cuento. Y este enfoque es el que veo a faltar en tu agudísimos comentarios al respecto de las reflexiones de este "payaso".:

    "Böll obligado a manifestar su repugnancia ante las formas de adulteración y perversión del catolicismo alemán" : http://www.quelibroleo.com/opiniones-de-un-payaso

    " ...Böll, con una elaborada ironía, realiza una crítica a la sociedad religiosa de Alemania, tanto la católica como la protestante..."
    https://es.wikipedia.org/wiki/Opiniones_de_un_payaso

    "....Böll tiene leña para todos: para los dos grandes partidos que gobiernan Alemania desde hace décadas, para el catolicismo, para el capitalismo, para el funcionamiento social, para el empresariado (qué sutilmente se especula sobre el origen de las fortunas edificadas sobre empresas próspera), para, claro, ese proceso de arrepentimiento que duda entre el qué mal que hicimos y el qué mal que perdimos...."
    http://unlibroaldia.blogspot.com/2014/03/heinrich-boll-opiniones-de-un-payaso.html

    "....una crítica a las instituciones contemporáneas y promover una ética individual capaz de enfrentarse a los procesos de masificación cultural....constituye una crítica a su sociedad: la guerra, el nazismo, y el estricto círculo católico que siempre censuró sus actos"
    http://la-pasion-inutil.blogspot.com.es/2010/06/heinrich-boll-opiniones-de-un-payaso.html

    No vamos a seguir con los aproximadamente 548.000 resultados que da el google sobre la crítica de este libro, pero no me resisto a una última referencia:
    "...sobre todo, es una mirada crítica a la toma de posiciones de los demócratas cristianos para conservar una importante parcela del poder político; una toma de posiciones que implicaba la perversión de las doctrinas cristianas en favor de unos intereses que nada tienen que ver con la religión...Y en esto Böll se muestra tremendamente acertado al señalar cómo el hombre no puede permanecer ajeno (ni creer que permanece ajeno) a la realidad que le rodea. No puede obviar que la política le atañe, que las reglas sociales le atañen, que las decisiones que otros toman le atañen, aunque él proclame no tener interés en la política, o las reglas y decisiones que otros toman.... Las reflexiones del payaso sobre la forma en que, solapadamente, los católicos han logrado arrebatarle a su mujer, arroja luz sobre los distintos aspectos de la doctrina católica de la que los demócratas cristianos se sirven para sojuzgar a sus seguidores... Y, en general, repasa todos los “principios de orden” por los que determinadas personas se creen con derecho a dirigir la vida de los demás según unas nociones de “bueno” y “malo” que resultan bastante elásticas dependiendo sobre quien se apliquen...."
    en http://www.solodelibros.es/opiniones-de-un-payaso-heinrich-boll

    Todo esto porque me parece que es una ocasión perdida, Ales, para animar con énfasis a que los lectores profundicen y reflexionen sus dudas metafísicas y tal. Desde luego para mi, en su momento -o sea hacia 1968-, fue un libro definitivo, me aclaró todas las dudas que tenía acerca de los católicos y su afán depredatorio, opinión que día a día he ido fundamentando con sus haceres y criterios acerca de la vida y tal y cual, que el comentario no permite extenderse más.

    ResponderEliminar