domingo, 4 de enero de 2015

LA MARAVILLOSA VIDA BREVE DE ÓSCAR WAO

Para empezar el año 2015 traigo a Opticks un libro especial, se trata de La maravillosa vida breve de Óscar Wao y su autor es  el dominicano estadounidense Junot Díaz.
Considero especial La maravillosa vida breve de Óscar Wao por diversas razones: porque tratándose de la primera novela que escribe Junot Díaz, ha obtenido el premio Pulitzer 2008 y el National Books Critics Circle Award; por el lenguaje que utiliza en ocasiones, una jerga mezcla de palabras de la República Dominicana y del inglés estadounidense; por el contenido del relato en sí, que participa de la novela histórica al adjuntar numerosas aclaraciones a pie de página que nos explican los desastres de todo tipo ocurridos durante el mandato de Trujillo, la catadura moral del político, su familia y sus colaboradores; de la autobiografía, porque da la impresión de que diversos pasajes del libro responden a vivencias del autor; de los libros de iniciación a la vida adulta, ya que el principal protagonista es un niño en el primer capítulo de la historia y tanto él como su hermana y otros personajes viven una adolescencia complicada. Pero también en La maravillosa vida breve de Óscar Wao hay magia, crítica social, humor, ciencia ficción, ternura, asesinatos, aventuras, sexo, amistad y amores más o menos intensos.
Aunque es difícil explicar lo anterior en breves líneas, me esforzaré en hacerlo. Junot Díaz comienza La maravillosa vida breve de Óscar Wao hablándonos del fukú, una especie de maldición que llegó a La Española con los primeros colonizadores y cuyo “antídoto” se encuentra en la palabra zafa, que ha de pronunciarse acompañada de un gesto con las manos. El fuku, entre otras muchas desgracias, originó el advenimiento de Rafael Leónidas Trujillo Molina y de sus huestes.
A continuación, ya en el capítulo uno, el escritor pasa a describirnos los primeros años de vida de Óscar en el seno de una familia dominicana residente en Nueva Jersey, familia que forman su madre, Belicia Cabral, su hermana, Lola, su tío Rudolfo que va y viene entre la casa y la cárcel y, en la República Dominicana, La Inca, tía abuela de Belicia.
Conforme va creciendo, el extrovertido y popular Óscar niño se convierte en un joven obeso, tímido, obsesionado con las chicas a las que es incapaz de acercarse y cuya principal afición, rayana en lo obsesivo, son los libros de ciencia ficción, los juegos de rol y los cómics. Tratándose de un lector compulsivo, su inteligencia, unida a su extenso vocabulario, le impulsan a escribir un libro similar a los que tanto le atraen, con el que lograr la fama y la admiración de las chicas.
En todo este proceso, el autor ahonda en los problemas de los inmigrantes atrapados entre dos culturas, el desarraigo, la violencia en la escuela y en la sociedad, que padecen tanto Óscar como su hermana, y las dificultades a las que se enfrenta su madre para sacar adelante a la familia de trabajo en trabajo, escondiendo su vulnerabilidad tras una capa de dureza y orgullo.
La historia, que unas veces está narrada en primera persona por Junior, amigo de Óscar y de Lola, de la que el joven está enamorado y que parece ser el alter ego de Junot Díaz, y otras en tercera persona, no es lineal. Así que, alternándose con lo que acontece a la madre, a los dos hermanos y a Junior, conocemos lo que sucedió en Santo Domingo a la familia Cabral, una sucesión de actos violentos y dramáticos ejecutados por los esbirros de Trujillo que provocaron que sólo quedase viva Belicia, que La Inca la recogiera y que su vida en la isla, por una gran variedad de motivos, resultase bastante trágica y complicada.
Los últimos capítulos narran la llegada de Belicia Cabral y de sus hijos a Santo Domingo para pasar unas vacaciones, el encuentro con los orígenes, la decepción ante la pobreza, la miseria y las desigualdades sociales, pero también la fascinación por la belleza de unos paisajes y unas gentes distintas y, a la vez, muy cercanas.
La calidad del libro requeriría un comentario mucho más extenso, pero como no es esa mi costumbre, terminaré destacando el modo magistral que tiene Junot Díaz de presentarnos a los distintos personajes, mostrándonos el carácter de cada uno de ellos a través de sus acciones, hasta conducirnos a un final de enorme valor épico. Un final que convierte en maravillosa la breve vida de Óscar Wao.

No hay comentarios:

Publicar un comentario