jueves, 24 de abril de 2014

DÍA DEL LIBRO EN IBI

Ayer, 23 de abril, Día del libro, celebramos tal festividad en la biblioteca pública con la presentación de los libros ganadores del XXXII Concurso de Narrativa Infantil Villa de Ibi en las categorías nacional y local.
El premio nacional, que publica la Editorial Anaya, correspondió a Veintisiete abuelos son demasiados escrito por Raquel López e ilustrado po Agustín Comotto. El Premio Local fue para El buzón amarillo escrito por Rosalía Rico Verdú.
Fue un acto simpático y emotivo organizado a la perfección por los bibliotecarios, que entregaron a cada uno de los muchos niños asistentes, junto con el libro ganador del Premio Nacional, una típica boina de abuelo, en consonancia con el título del relato de Raquel.
Relato en el que encontramos la agilidad y el dinamismo característicos de la autora al narrar la original historia de Álex, un niño alicantino que ha suspendido la asignatura de inglés y deberá estudiarla durante las vacaciones de verano en el pequeño pueblo de sus abuelos.
Como las vacaciones en el pueblo son siempre divertidas, Álex no se preocupa demasiado por el suspenso y se dispone a iniciar las múltiples actividades que suelen ocupar su verano. Pero esta vez todo será distinto, veintisiete abuelos le reclaman y se verá obligado a ir de uno a otro, en un ajetreo constante en el que aprenderemos costumbres, tareas y hasta comidas populares que empiezan a olvidarse y enriqueceremos el vocabulario con las palabras que las denominan.
El buzón amarillo es un relato reflexivo y muy elaborado sobre elementos característicos de nuestros pueblos y ciudades a los que el progreso está poco a poco haciendo desaparecer. En concreto un buzón de correos, una antigua farola y un semáforo. La conversación entre estos tres elementos, afectados por las obras que han de sustituirlos, le sirve a la autora para profundizar en la Historia y contarnos, valiéndose de ellos y de otros personajes que aparecen (los obreros, el abuelo y el nieto), su evolución a lo largo de la misma. En dicha evolución intervienen personalidades relevantes que confieren al libro un matiz didáctico y formativo, sin restarle amenidad y encanto.
En resumen, celebrar el Día del libro al lado de las autoras de Veintisiete abuelos son demasiados y El buzón amarillo, y contar también con la presencia de bastantes amigos apasionados por la literatura en general, resultó una experiencia estimulante digna de agradecer y señalar.

2 comentarios:

  1. Mi agradecimiento a María José, a quien tuve el gusto de conocer el día del libro. Su comentario sobre mi cuento "El buzón amarillo" ha sido muy elocuente y tierno; me ha animado a continuar escribiendo y a perfeccionar la técnica del relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Doble placer: conocerte y que te guste mi breve comentario.
      Siempre es grato encontrar a nuevos y prometedores escritores.
      Un abrazo

      Eliminar