domingo, 3 de noviembre de 2013

EL CUELLO DE LA JIRAFA

El cuello de la jirafa, segunda novela de la escritora alemana Judith Schalansky, ha recibido ya en Alemania la calificación de best seller y, tras su lectura, me pregunto qué vieron los lectores en este libro para convertirlo en uno de los más vendidos.
El cuello de la jirafa no es un libro fácil de leer, tampoco encierra reflexiones positivas sobre la vida y sus aledaños. La protagonista, Inge Lohnmark, profesora de biología en un colegio a punto de cerrar por la escasez de alumnos, es una mujer dura y hasta cruel que ve en los jóvenes que asisten a sus clases sujetos mediatizados por sus características físicas o su ambiente social, augurándoles en general a todos ellos un futuro bastante plano por no decir deprimente.
El entorno de la profesora resulta más deprimente aún. Su marido, que en la República Democrática Alemana se dedicaba a la investigación (demoledor el análisis que se nos hace de aquel tiempo y aquellas prácticas), ahora cría avestruces, lo que le tiene absorbido por completo. Su hija, Claudia, mantiene con ella desde Estados Unidos, país en el que reside, una relación tan fría que se casa y ni tan siquiera le invita a la boda. A sus compañeros de trabajo los juzga con la misma frialdad científica que a sus alumnos. La casa en la que habita apenas merecía ese nombre. Posee un coche muy viejo casi siempre averiado. Por no hablar de su vecino Hans, un pobre diablo y de otras personas más o menos cercanas e igual de atrayentes que el resto de los examinados.
Quizá el atractivo de la novela radique en la manera de contarnos el narrador la historia. Las frases son cortas y directas. Las opiniones de la protagonista están basadas en exhaustivos conocimientos de biología, genética, botánica y Evolucionismo que aplica de forma radical, mostrando una visión naturalista de la vida e intentando que sus alumnos acepten que la existencia es una competición en la que sólo sobreviven los más fuertes, “la adaptación lo es todo”. Por lo tanto, predica el Darwinismo a ultranza con pocas e inexplicables excepciones.
Como profesional de la enseñanza, Inge Lohnmark parece detentar muy pocas cualidades,  no conoce ni la empatía ni la compasión, desprecia a los débiles y los observa con la curiosidad de un entomólogo presto a la disección.
No obstante, algo hace que esa personalidad tan segura y tan férrea se agriete y afloren sentimientos para los que la profesora no encuentra explicaciones lógicas. El lector descubrirá cómo y por qué.
En resumen, El cuello de la jirafa es un libro original y muy bien escrito, ilustrado por la misma autora, en el que Judith Schalansky nos demuestra sus profundos conocimientos de todo lo tratado en el relato, consigue analizar con unas cuantas pinceladas irónicas una época en la historia de Alemania y traza un magnífico retrato de una mujer que se creía a salvo, hasta que su imagen biológica del mundo empezó, a su pesar, a derrumbarse.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada