domingo, 7 de julio de 2013

EL MATRIMONIO DE LA SEÑORITA BUNCLE

El matrimonio de la señorita Buncle de la escritora inglesa Dorothy Emily Stevenson  (1892-1973) es un libro muy apropiado para leer en vacaciones.
La duda es si lo será sólo para mujeres, o cualquier persona podría pasar unas horas agradables con las peripecias que le suceden a Miss Buncle, convertida aquí por su matrimonio con Arthur Abbott en Sra. Abbott.
Por lo que me han contado de la obra anterior que publicó la autora, El libro de la señorita Buncle, creo que me hubiese gustado más que ésta que, aunque bien escrita y con un planteamiento interesante al principio, termina indigestándose por lo que, siempre a mi parecer, considero un exceso de almíbar y de perfeccionismo en todos los campos: personas, paisajes, ambientes, relaciones…
También es cierto que la situación del país en estos momentos y la mía en particular presenta tantas aristas, que choca frontalmente con lo que voy leyendo y, aunque le ponga mucha imaginación, me cuesta situarme en la idílica vida de Miss Buncle.
Veamos el argumento: Bárbara Buncle se casa con su editor, Arthur Abbot, pero la felicidad no es completa, porque dos de los criados no aceptan a la nueva Sra. y los vecinos les invitan una y otra vez a actividades poco apetecibles. Así que el matrimonio decide marcharse a vivir a otro lugar y es Bárbara la encargada de encontrar el más adecuado.
Por fin, en plena campiña inglesa, Bárbara descubre un precioso pueblo y en él la casa que siempre soñó. Cuando acude a un bufete de abogados para pedir que se la enseñen, se produce una confusión y uno de estos abogados le muestra el testamento que acababa de hacer la dama más acaudalada de la localidad. Este desliz determinará gran parte de la historia.
¿Qué destaco? La pintura, siempre en tonos pastel, que la autora hace de personajes y ambientes; la perspicacia, no exenta de candor, con la que la protagonista del relato analiza a todos los que la rodean; la forma de escribir, ágil y cuidada que proporciona una fácil lectura, lo que, unido a que la historia está narrada en un tono ligero y positivo, puede contribuir a que los posibles lectores agobiados olviden por un rato sus atormentadas o prosaicas existencias.     

No hay comentarios:

Publicar un comentario