lunes, 11 de marzo de 2013

84, CHARING CROSS ROAD

En las tres últimas obras que he leído se recomienda acudir a la mejor literatura en el momento de elegir un libro. Se dan para ello razones de todas las índoles:  moral, psicológica, social y hasta económica.
Así que, desde hoy, durante cierto tiempo y como medida terapéutica, voy a seguir esas indicaciones.
Ya que me he comprometido con Opticks a comentar un libro cada semana, por lo menos que se trate de uno que pueda aportar algún estímulo positivo a mi deprimente estado de ánimo.
Inauguro el régimen depurativo iniciado con 84, Charing Cross Road, volumen de sólo 122 páginas que recoge la correspondencia real que mantuvieron a lo largo de veinte años (de 1949 a 1969) la escritora estadounidense Helene Hanff, el librero inglés Frank Doel y otras personas relacionadas con la librería, especializada en libros agotados, regentada por éste en el 84 de Charing Cross Road de Londres.
Helene Hanff, en un principio joven y desconocida escritora de obras por encargo (guiones televisivos, libros para niños, obras de teatro…), pide al librero volúmenes difíciles de encontrar en las librerías habituales, casi todos de segunda mano en los que ella valora, además del contenido, el papel, la encuadernación y hasta las anotaciones realizadas en los márgenes por sus anteriores dueños.
Poco a poco se establece una relación de amistad entre los interlocutores, fomentada por los alimentos que Helene envía a Londres desde Estados Unidos. Recordemos la situación de Europa en aquellos años y las restricciones de todo tipo que padecen los europeos.
Las cartas nos muestran ese estado de cosas, los avatares de sus protagonistas, (veinte años dan para mucho), las humorísticas escaramuzas que mantiene la autora con sus proveedores literarios ingleses, cuando tarda en recibir lo pedido o no responde a las expectativas forjadas y, sobre todo, el amor de ésta por los libros que reflejan los comentarios que hace de los tesoros que va recibiendo.
Termino la recomendación de hoy con la reseña aparecida en el The New York Times, que puede leerse en la contraportada, y que expresa de manera certera lo que la obra alcanzaría a significar para un lector atento: 84, Charing Croos Road nos seduce y nos hace sintonizar con la humanidad… nos proporciona un bálsamo para el espíritu, y una protección contra las crispaciones de la vida contemporánea”.
Y todo en sólo 122 páginas.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada