domingo, 18 de noviembre de 2012

SIEMPRE TUYO

Siempre tuyo es la última novela publicada en España del escritor austriaco Daniel Glattauer. Al parecer y por lo que he leído sobre este autor, sus anteriores novelas se encuadran dentro del género romántico; una de ellas, Contra el viento del norte, fue finalista del prestigioso German Book Prize, convirtiéndose pronto en un best-seller.
Quizá ésa sea la razón por la que las primeras páginas de Siempre tuyo se asemejan a las que podrían corresponder a un relato del género citado, cuando Judith, atractiva mujer de 36 años e ilusionada propietaria de una tienda de lámparas, conoce en un supermercado a Hannes Bergtaler, apuesto arquitecto de 42.
La narración, que se nos cuenta en tercera persona desde la perspectiva de Judith, avanza sin sobresaltos hasta la página 50 más o menos. Hasta ahí hemos comprobado lo enamorado que está Hannes de ella, cómo se lo demuestra con cantidad de detalles y atenciones, y la percepción por parte de la joven de que tal vez haya encontrado al hombre de su vida.
Pero a partir de la página señalada, correspondiente a la fase 3 en la relación (la historia se extiende a lo largo de 277 páginas repartidas en 15 fases), el deslumbramiento inicial deja paso a la inquietud en el ánimo de la chica, que ve a su pretendiente introducirse poco a poco en los ambientes que ella frecuentaba: familia, amigos… y comienza a controlarlo todo. Lo hace con regalos, ayudando a unos y a otros, repitiendo siempre lo mucho que la quiere; es decir, de una manera tan esmerada y generosa, que a todos les parece encantador y la felicitan por la buena suerte que ha tenido al encontrar una persona así.
Llega un momento (fase 5), en el que Judith se siente atrapada en la tela de araña que él ha tejido a su alrededor y decide romper el idilio. En apariencia, el hombre acepta la ruptura. Sin embargo, el acoso sigue, valiéndose ahora de los familiares y amigos previamente conquistados y de otros medios que no especifico para que la intriga por el desenlace logre atraer a posibles lectores hasta el final del libro, que está bastante bien logrado.
En resumen, una novela ágil y amena que se lee en un rato, explica de forma interesante y correcta un caso de violencia psicológica, tiene rasgos de humor que se agradecen y conseguirá hacernos olvidar por algún tiempo los problemas de la vida diaria (si es que no son demasiado agobiantes).

No hay comentarios:

Publicar un comentario