lunes, 9 de enero de 2012

HABLDLES DE BATALLAS, DE REYES Y DE ELEFANTES

Hablando con un amigo escultor sobre la obra que hoy traigo a esta página, me contó que, mientras preparaba su tesis doctoral, en la que Miguel Ángel Buonarroti desempeña un papel importante, se le ocurrió una idea parecida a la que desarrolla el libro. En concreto, la visita del genio renacentista a la Granada islámica y lo que supondría ese viaje en su proceso personal de creación.
Y es que Mathias Enard, un autor francés que habla árabe y persa y ha vivido largo tiempo en Oriente Medio, narra en Habladles de batallas, de reyes y de elefantes, partiendo de un hecho real, el encuentro de Miguel Ángel Buonarroti y el mundo islámico, aunque no en Granada, sino en Estambul.
Aun así, Granada está presente en la historia, gracias a una misteriosa bailarina que procede de dicha ciudad. La bailarina impresiona al artista con su sensual danza y, a la vez, reflexiona de manera poética sobre el hombre, la existencia y la pérdida del reino lejano y añorado.
Resumiendo, porque el libro es corto y debe ser el lector quien descubra por sí mismo la riqueza de su contenido: Corría el año 1506. Miguel Ángel, cansado de los desplantes del Papa Julio II que la da largas en la construcción de la tumba iniciada y no le paga el dinero prometido, huye de Roma y se refugia en Florencia. Allí recibe la visita de unos monjes que le entregan una carta de parte del sultán otomano Beyazid, ofreciéndole el proyecto, en el que Leonardo ha fracasado, de construir un puente sobre el Cuerno de Oro.
La llegada de Miguel Ángel a Constantinopla, la descripción que nos hace de la antigua Bizancio, el contacto que mantiene con la populosa y espléndida urbe hasta encontrar en su imaginación el puente adecuado; la manera que tiene el escultor de sentir, de ser y de relacionarse, ya de por sí ocuparían un libro.
Sin embargo, el autor no se limita a relatarnos eso. Junto a la bailarina antes citada, da vida a diversos personajes, históricos o no, que, pagina tras página, nos adentran en un mundo abigarrado y colorista, lleno de sensaciones sensoriales que recuerdan los cuentos de Las mil y una noches y demuestran hasta qué punto Mathias Enard ha sabido captar y transmitir el alma de una civilización, otrora fascinante, ahora en declive.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada