lunes, 3 de octubre de 2011

Inauguro el mes de octubre con un libro de los que no se leen en dos días. A mí me ha ocupado dos semanas. Pero estoy segura de que mi amigo Manolo, meticuloso y perfeccionista, le habría dedicado por lo menos un mes.
Se trata de Quien sueña novela del escritor madrileño Raúl Guerra Garrido, que recibió por esta obra el XI Premio Unicaja de Novela Fernando Quiñones.
Afirma Raúl Guerra Garrido que si “un escritor no desnuda sus sentimientos, su corazón, no merece ser leído”. Él lo hace en esta especie de libro de memorias en el que, siguiendo la estela de Joyce, nos cuenta el paseo por Madrid que realiza en una sola jornada, desde las 10 de la mañana a las 10 de la noche, hasta llegar a un bar en el que ha sido citado para recibir una revelación decisiva.
Durante ese paseo, recorriendo lugares que conoció en la infancia, muchos de los cuales ya no existen o han sido transformados, el escritor nos contará retazos de su vida, intercalados con aquellos sueños que, de alguna manera, dejaron impronta en su ser. “Somos más autores que actores de nuestros propios sueños”.
El paso del tiempo, los cambios que éste produce en la percepción de las cosas, los pequeños detalles que no lo fueron tanto, las ansias, los adioses…, todo ello con el amor a la Literatura como nexo común. “Escribir, escribir, escribir…”.
No se trata de un libro de memorias al uso, tampoco de una guía de lecturas y autores que influyeron en la vida del autor, aunque cite a bastantes y analice su efecto: El manantial de Ayn Rand, La soledad del corredor de fondo de Alan Sillitoe
Más bien es el esfuerzo de plasmar en un libro un camino intensamente vivido, con sus alegrías, decepciones y tragedias (el asesinato de José Luis López de la Calle a manos de ETA fue una de ellas). Camino que se apoya en la Literatura como baluarte fiel y en los sueños como eslabones mágicos que enlazan realidad y fantasía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario