lunes, 12 de septiembre de 2011

LAS SANDALIAS DEL PESCADOR

Las sandalias del pescador es un libro que he vuelto a leer después de ver en televisión la película del mismo nombre.
Dicho libro lo leí por primera vez en 1963, cuando me lo regaló una persona llamada Carmen que firma la amable dedicatoria que figura en su primera página y a la que no recuerdo nada en absoluto. Como tampoco recordaba el contenido del libro y la nueva lectura me ha sorprendido agradablemente. Veamos por qué.
Primero, porque Morris West, prolífico autor australiano que nació en 1916 y murió en 1999, escribe muy bien.
Segundo, porque el tema central del libro: elección de un papa eslavo, Cirilo I, supone que el autor, de manera podríamos decir que profética, se adelantó en la ficción a lo que muchos años más tarde se haría realidad al ser elegido el papa polaco Juan Pablo II.
Tercero, por el interesante repertorio de historias paralelas que acompañan al eje central de la narración: el complejo mundo vaticano, cuya organización y funcionamiento se describen; la situación de Guerra Fría entre la URSS y los EEUU, así como el comienzo de la política de desarme; el adulterio de la joven de buena familia, Chiara, con el periodista norteamericano George Faber; la homosexualidad del que podría convertirse en Presidente de la República italiana, Corrado Calitri; la lucha por encontrarse a sí misma de la judía Ruth Lewin o la investigación del jesuita Jean Telémond para armonizar todas las fuerzas de la creación en torno a Dios.
En cuanto a la elección de un papa eslavo, Morris West no sólo resulta profético en esto, sino que adelanta en su libro muchas decisiones que Juan Pablo II tomará durante su largo pontificado: contactos con los máximos dirigentes rusos (Gorvachov) y norteamericanos (Reagan y Bush), diálogo con otras religiones (Islam, judaísmo, ortodoxa oriental, etc., materializado en los encuentros de Asís), necesidad de salir de Roma y viajar por el mundo o regreso al mensaje central del Evangelio que nos habla de amor y de la preferencia de Jesús por los más pobres y necesitados.
En el resto de las cuestiones tratadas, también Morris West es un adelantado a su tiempo. Así el modo de presentar la homosexualidad o el enfrentamiento que se produce entre Jean Telémond, que ha dedicado toda su vida a intentar explicar de manera lo más científica posible la relación de Dios con lo creado (Morris West demuestra haber leído a Teilhard de Chardin) y los miembros del Tribunal del Santo Oficio, convertido más tarde en Congregación para la Doctrina de la Fe, con la que hubieron de enfrentarse, alcanzando resultados parecidos al personaje de West, los teólogos Leonardo Boff y Hans Kung.
En bastantes ocasiones, he apuntado que la ideología o creencias del autor determinan el contenido de la obra. Así es en este caso. Se trata de un libro escrito por un católico y su aproximación al mundo vaticano está llena de benevolencia. No tiene nada que ver con el Código da Vinci y otros "best seller" similares.
Pero, dejando a un lado cuestiones doctrinales y de fe, que también interesa conocer, aunque sólo sea para no quedar en ridículo al discutirlas, resulta una obra muy actual, si tenemos en cuenta, claro está, la fecha en la que fue publicada.

1 comentario:

  1. Aun no he leido este libro, pero me llama la atencion que en Los Bufones de Dios, West aborda la historia de un papa Aleman que abdica, y Ratzinger es aleman y abdico.

    ResponderEliminar