lunes, 2 de mayo de 2011

EL TÚNEL

Ha muerto Ernesto Sabato y como el mejor homenaje que podemos hacer a un escritor es hablar de sus libros, elijo para ello la primera novela que, tras muchas y variadas vicisitudes, le fue publicada.
Se trata de El túnel, tiene sólo ciento dieciséis páginas y se lee con facilidad. Por lo tanto, resulta muy adecuada si se desea empezar a conocer al autor argentino.
Su biografía lo presenta como un ser atormentado (padeció depresiones), siempre en busca de la verdad, la libertad y la belleza. Esa búsqueda, completamente honrada, le hizo rectificar caminos emprendidos, al descubrir que no conducían a la clase de sociedad que imaginaba. Así, rechazó el comunismo, en el que había sido militante, y, tras acoger en los inicios el mandato de Videla con lógica esperanza, ante la situación de violencia que vivía Argentina, una vez refundada la democracia en 1984, aceptó elaborar el que se llamaría Informe Sabato, extraordinario y espeluznante documento sobre los crímenes de la dictadura, documento que dijo Nunca más.
Si Ernesto Sabato fue un hombre insatisfecho que buscaba horizontes mejores, El túnel también nos habla de una búsqueda. Su protagonista, Juan Pablo Castel, famoso y reconocido pintor bonaerense, utiliza el relato para explicarnos los motivos que le condujeron a asesinar a María Iribarne, a la que conoció por casualidad en una exposición de pintura y cuya imagen idealizó hasta el extremo. La mente de Castell, especie de volcán en erupción, lo mismo contempla a María como el ser que reúne en sí las cualidades que él anhela encontrar en su elegida; que intuye, diseccionando cada instante, que todo en ella es falso y que le engaña.
La novela de Sabato deja zonas oscuras que la imaginación del lector deberá rellenar. No quiere eso decir que el relato parezca inacabado, la maestría del escritor no permite tal cosa; lo que sucede es que El túnel, además de la historia de una obsesión, podemos considerar que es la metáfora de la propia vida.
Una vida, un túnel personal por el que cada ser humano avanza desorientado y solo en busca de la luz. Una luz que nos haga comprender lo vivido, que nos aclare la finalidad de la existencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada