viernes, 15 de abril de 2011

FUNDACIÓN

Aprovechando que el día 12 de abril se cumplieron cincuenta años del primer viaje espacial de la historia, realizado por el cosmonauta ruso Yuri Gagarin, y siguiendo, además, la recomendación de un amigo, acabo de leer el libro Fundación, con el que Isaac Asimov, escritor norteamericano de origen ruso, inicia la trilogía del mismo nombre.

Aunque no soy muy aficionada a las obras de ciencia ficción, sólo he leído cuatro pertenecientes a este género: Un mundo feliz de Aldous Huxley, 1984 de George Orwell, Fahrenheit 451 de Ray Bradbury y 2001. Una odisea en el espacio de Arthur C. Clarke, la historia que narra Isaac Asimov me ha parecido interesante, aunque he de confesar que no me ha impactado tanto como las citadas anteriormente.

Se nota que el autor dominaba el mundo de la ciencia, fue doctor en ciencias y en filosofía, además de profesor de bioquímica, por la forma que tiene de expresarse, los términos que utiliza y el desarrollo casi policiaco de la trama.

Isaac Asimov imagina que los seres humanos han conquistado el cosmos, organizando un inmenso imperio galáctico, cuya capital es Trantor, planeta dedicado únicamente a tareas administrativas. Previendo la posible decadencia que dicho imperio experimentará con el paso del tiempo, Hari Seldon, extraordinario psicólogo y matemático, establece dos Fundaciones, una en cada extremo de la Galaxia, con el fin de preservar el saber humano, que quedará consignado en una gran Enciclopedia, y acortar lo máximo posible el tiempo de barbarie que habrá de afectar a los distintos reinos, hasta que llegue el Segundo Imperio.

En la obra, publicada en el 1951, aparecen cuestiones controvertidas en la actualidad; por ejemplo, el uso de la energía atómica y sus peligros; el auge, no siempre conveniente, de nacionalismos y regionalismos; el dominio y manipulación de las masas a través de supersticiones y religiones falsas; la importancia del comercio y el intercambio, como medio de conseguir grandes fortunas; la corrupción de los que mandan o administran; el “todo vale” para lograr un fin, ya que, según afirma uno de los jefes: “¡Nunca permitas que el sentido de la moral te impida hacer lo que está bien!”

En resumen, un libro ameno, bien escrito e interesante, que nos hace reflexionar sobre el pasado: Edad Media, Renacimiento…, el presente y lo que podría depararnos el futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada