domingo, 28 de febrero de 2010

LIBROS E IDEOLOGÍA

Mirando hacia atrás, he de reconocer que, a lo largo de toda mi vida, los libros han desempeñado un papel determinante. La primera novela que leí con nueve años en casa de mi hermano fue La cabaña del tío Tom, escrita por la abolicionista norteamericana Harriet Beecher Stowe. No sé si la entendería entonces, hace tiempo de eso, pero debió de impresionarme mucho, ya que viene de antiguo la idea de estudiar Pedagogía y convertirme en adalid de los marginados. Luego te quedas a medio camino, o al inicio, la realidad manda sobre los sueños.
Aun así, sigo confiando en la fuerza liberadora de la cultura. a los esclavos les impedían aprender a leer; les mataban por ello.
Es cierto que las ideologías totalitarias han basado gran parte de su propaganda en la necesidad de educar a la población. La educación soviética de Octavi Fullat, una de las obras de pedagogía que guardo desde el año 1972 en que fue publicada en España, analiza los diferentes sistemas educativos que buscaron transformar la sociedad producto del zarismo. Desde la magnificación del trabajo colectivo, que convierten en fuerza liberadora; la no presencia de la religión, opio del pueblo o la valoración de las enseñanzas técnicas por encima de las humanísticas, hasta la idea del hombre nuevo, la praxis revolucionaria, etc. Con base más doctrinal y manipuladora, podíamos citar el Libro Rojo de Mao o la Formación del espíritu nacional franquista.
En ocasiones pienso que también el nefasto sistema educativo que padecemos lo diseñó un astuto gran Hermano, con el propósito de idiotizar al mayor número posible de personas. Si a esto añadimos la influencia de una televisión abominable y del fútbol como deporte de masas, los resultados, previsibles, traen consigo el fácil manejo de millones de hombres y mujeres.
Pero, a pesar de todo, a pesar de los que planearon un futuro atado y bien atado, la historia nos demuestra que las capacidades de los seres humanos, la inteligencia, el genio, la creación, el ansia de ser libre, de llegar más allá, de superar barreras es superior a toda ideología. Atrás quedó La educación soviética, La Revolución Cultural china, la Formación del espíritu nacional franquista y atrás ha de quedar la desastrosa LOGSE.
Lo aventuraba Octavi Fullat, al concluír su libro con esta reflexión sobre los jóvenes: "Los gritos y desgarros, a veces incoherentes, de no poca juventud son protestas del hombre contra los poderes mostrencos que quieren acabar con él".
Miro a mi alrededor. Hay esperanza.

sábado, 27 de febrero de 2010

Tercera persona

Opino que es bueno recordar las reglas gramaticales, ya que si no practicamos el hábito del bien hablar, caeeremos en el peligro de la duda; claro está, "de tanto oirlo..."
Y me refiero al verbo HABER, precisamente a la tercera persona de este verbo impersonal que repetidas veces se emplea incorrectamente.

El verbo haber se usa en los tiempos compuestos (habrás estudiado, habrán ido...) y en las perífrasis de obligación o necesidad (hay que ir, he de leer...)

Cuando el verbo HABER se emplea sólo, en construcciones de frases u oraciones impersonales, se usará siempre la tercera persona del singular, nunca la tercera persona del plural.
De este modo, diremos: Habrá fiesta, hubo una serenata, había mucha armonía;
pero también: Habrá muchas fiestas, hubo serenatas, había lentejas para comer.

Nunca diremos: Habian lentejas.... hubieron serenatas, etc...

Recordemos: En el verbo haber, tercera persona del singular.

sábado, 20 de febrero de 2010

EL CLAN DEL OSO CAVERNARIO


En relación con la Prehistoria, existe una novela, El Clan del Oso Cavernario, que nos aproxima a ese periodo de la vida de los seres humanos de forma didáctica y amena.

El argumento se desarrolla en el marco del Paleolítico. Tiene como principal protagonista a una niña Cro-Magnon, Ayla, que, a consecuencia de un terremoto, pierde a su familia, y, tras diversas penalidades, es acogida por un grupo de Neanderthales: El Clan del Oso Cavernario.

La escritora norteamericana, Jean M. Auel, autora del libro, se documenta muy bien para relatar las dificultades que surgen al convivir especies humanas con distinto grado de desarrollo evolutivo. Describe a los individuos: anatomía, capacidades sensoriales y cognitivas, sexualidad, etc.; su manera de vivir y de relacionarse con el entorno: alimentación, vivienda, remedios curativos, ritos mágicos... De ese modo, nos ofrece una visión amplia e interesante de un mundo y unos seres, antepasados nuestros, de los que aún queda mucho por descubrir y contar.

Insisto en que esta primera novela resulta interesante y amena. Digo primera, porque forma parte de una saga, "Los Hijos de la Tierra", de la que he leído otros dos títulos, cuyos nombres ni tan siquiera recuerdo, ya que puede aplicárseles aquello de que "Nunca segundas partes fueron buenas". Menos aún, si hablamos de una tercera o de una cuarta.

Frente a los que afirman que jamás leyeron un best séller, porque dicha lectura no aporta nada a su formación como lectores y supone una pérdida de tiempo, opino que no todos los libros considerados así son infumables. Por otro lado, si no lees obras deficientes, no tendrás elementos de juicio para reconocer las geniales. Además, en ciertos momentos del año o de la vida: verano, bajones anímicos, un best séller logra distraerte.

Yo, que lo leo todo, desde los prospectos de las medicinas a las columnas de opinión de los periódicos, he comprobado que, en general, cuando se trata de una saga, el primer libro suele salvarse de la calificación negativa; pero no los siguientes. Por ejemplo, la lectura de Los pilares de la Tierra de Ken Follett, me "engancho" desde el principio. Su continuación, Un mundo sin fin, también desde el principio, me aburrió soberanamente.

miércoles, 17 de febrero de 2010

¿HABLAMOS DE PREHISTORIA?

Ayer tocaba hablar de la Prehistoria. En realidad, el tema lo inicié la semana pasada, proyectando en la clase una parte del documental La odisea de la especie. Tengo claro que, para tratar unidades complejas como, por ejemplo, los hombres primitivos y sus derivaciones. "La metodología debe acomodarse a los procesos que son capaces de asumir los alumnos por su momento evolutivo, su estilo cognitivo, así como a sus niveles motivacionales"; (¿Qué hacer en la escuela? Hacia un estilo global de renovación - Varios autores).
En el primer curso, ocho de la mañana, fiel a las teorías pedagógicas aprendidas, pregunto a los alumnos qué recuerdan del documental. Con la espontaneidad que le caracteriza, una alumna responde: -"La mona que se ahogó en el río". Aclaro que se trata de Lucy, homínido perteneciente a una rama de los australopithecos, cuyo esqueleto, hallado en Etiopía, permitió a los científicos fechar la aparición de estos homínidos en 3'2 millones de años. Menos mal que después otro alumno habla del bipedismo y de la fabricación de herramientas.
En la clase siguiente, tras depositar en la caja habilitada para el reciclaje un auténtico hangar de aviones de papel, rogar que cada uno regrese a la mesa asignada por la tutora, y pedir encarecidamente que me permitan hablar en un tono normal y no a chillidos, solicito me entreguen el resumen, que debían hacer antes del carnaval. Como sólo una alumna lo ha copiado, acabo pronto de corregir, y se me ocurre que quizá resulte conveniente reflexionar con ellos sobre la situación que están atravesando como grupo. "La función esencial de la escuela ha de dejar de ser la transmisión de una determinada cantidad de conocimientos, y dedicarse primordialmente a forjar una mentalidad moral comunitaria. Por lo tanto, el maestro tendrá que rebasar considerablemente su misión de instructor". (Disciplina sin castigo - Oskar Spiel).
También en esta clase hay espontáneos. Uno expone que le parece mal el no poder ir a las excursiones si tienes muchos partes. Otro, que no deben obligar a asistir a clase, que a él no le gusta estudiar, pero sí trabajar en su casa. Un tercero...
El sonido del timbre nos libera de más alegaciones.
¿Hablaremos el jueves de Prehistoria?

lunes, 15 de febrero de 2010

AL BORDE DE LA JUBILACIÓN

Hoy a mis alumnos sólo les interesaba hablar del carnaval. Se me ocurre que es un buen principio para unir vida y literatura. Tengo sesenta años y estoy a punto de echar el cierre a una etapa laboral en la que casi todo ha girado en torno a la enseñanza.
Así que, en aras de la libertad que me otorga el Director de Opticks y dado que mi compañera de blog se ocupa de la Literatura en sentido estricto, iniciaré un símil de diario, semanario o breviario, que ha de servirme de recordatorio en días venideros, cuando la morriña me pueda y, tal vez, empiece a plantearme que cualquier tiempo pasado fue mejor.
El que a mis alumnos sólo les apeteciese hablar del carnaval, unido a que estamos estudiando la Edad Media, me permite explicar el porqué de esta fiesta, la importancia del clero en la época citada y hasta la relación entre la Cuaresma cristiana y el Ramadán musulmán.
Explicar sí, otra cosa es que se hayan enterado de algo. La temprana hora, ocho de la mañana, y el intenso frío que hacía dentro del aula prefabricada en la que nos alojamos, no resultan buenos aliados para la transmisión de conocimientos.
Quizá debí hablarles de Don Carnal y de Doña Cuaresma (Libro de Buen Amor de Juan Ruíz, Arcipreste de Hita), pero no sé si a esas horas y en el gélido ambiente en el que se desarrolla la clase, serían capaces de captar la crítica humorística e irónica que esconden los versos del autor medieval.
En la clase siguiente, con idéntico frío, me pidieron un rato para estudiar el examen de inglés, que iba a continuación. Por supuesto, cedí. Hay que ser tolerante (Introducción a la Pedagogía - Gastón Mialaret). En cuatro días que han tenido de fiesta no les ha dado tiempo a prepararse a fondo. -¡Era de cuatro temas!- justifican; y estaba el carnaval (añado yo).
En la tercera clase, inmediata al recreo, sólo tres traían hechos los ejercicios. Culpa del carnaval. Aquí, aparco el feudalismo y dejo que dialoguen (Técnicas Freinet de la Escuela Moderna). El carnaval prosigue su andadura como centro de interés mañanero. Ahora les toca analizar los respectivos trajes. -Iba muy calentita-, comenta una de las alumnas con sonrisa inocente. Ante la carcajada general, doy fin a la asamblea. La liberación llega de la mano del timbre.
El miércoles, sin falta, intentaré volver al feudalismo.

Delante de mí

Creo que todos hemos oído últimamente, incluso en los medios de comunicación, eso de ... "delante mío", "detrás tuyo"...
Obviamente, los pronombres mío, tuyo, suyo, nuestro y vuestro, con sus femeninos y plurales, son posesivos. Señalan que algo pertenece a la persona gramatical y sólo entonces sustituyen a de mí, de ti, de él...
No se tienen que emplear estas formas como indicadores personales sin valor posesivo complementando adverbios de lugar. Así, se dirá "delante de mí" y nunca delante mío; "detrás de nosotros" y nunca detrás nuestro; sencillamente porque el delante y el detrás no es ni mío, ni suyo ni nuestro. Puede ser que el terreno que hay delante de ti, sea tuyo; en cuyo caso podrías decir: "El terreno que hay delante de mí, es mío " "Ese espacio es mío, el que hay delante de mí"

sábado, 13 de febrero de 2010

Los viejos amigos


Continúo con Rafael Chirbes, uno de los grandes escritores españoles vivos, por su dominio del lenguaje y por la honestidad que subyace en cada una de sus obras.

El primer libro que leí de él fue La buena letra (127 páginas), que trata el tema de la Guerra Civil española como sólo los grandes escritores y las personas libres pueden hacerlo.

Luego vinieron otros libros: Los viejos amigos, El novelista perplejo y Crematorio.

Aunque La buena letra pueda aproximarnos a la forma de pensar de Rafael Chirbes, creo que reflejan más su concepción del mundo en la actualidad Los viejos amigos y Crematorio.

Empezaré comentando Los viejos amigos, que fue publicado antes, concretamente en el año 2003.

La historia gira en torno a un grupo de viejos conocidos convocados a una cena. Todos fueron de izquierdas en tiempos de Franco y pretendieron hacer la revolución. La novela desgrana por separado los recuerdos de cada uno de ellos: Pedro, constructor en Denia; Demetrio, enfermo de sida y homosexual; Carlos, escritor frustrado, etc.

Unos y otros, individualmente, analizan lo que ha sido su vida, desde aquellos días en los que anhelaban cambiar el mundo, hasta hoy. De forma descarnada, ponen de manifiesto defectos y carencias: odios, envidias, miedos, relaciones amorosas...

La narración le sirve al autor para desgranar sus conocimientos de la época en los más diversos campos: arte, literatura, música, viajes, gastronomía, construcción...

El libro es amargo y desesperanzado. Resalta la soledad del ser humano, el fracaso de todo idealismo y hasta la mentira de los políticos, de derechas e izquierdas, que olvidan sus promesas y sus principios cuando logran el poder.

El estilo es denso, no utiliza puntos y aparte. Las descripciones tienen gran plasticidad y demuestran que el autor es un extraordinario observador de paisajes, personalidades y ambientes.

lunes, 8 de febrero de 2010

Cantares de Gesta

Gesta significa "hechos realizados, hazañas".

Los cantares de gesta narraban en versos cantados, las hazañas de grandes héroes.
Se conocen en Francia antes que en España.
El principal de los cantares de gesta en Francia es la Chanson de Roland del siglo XI.
El más importante de los nuestros, El Cantar de Mio Cid, del siglo XII

Otros cantares de gesta españoles fueron:
- El poema de "Los siete Infantes de Lara", (siglo XII)
- El de " Sancho II de Castilla", (siglo XII)
-" Roncesvalles" (siglo XIII)

El Cantar o Poema de Mio Cid es el más antiguo de los cantares de gesta conservados y también el único del siglo XII que nos ha llegado con un texto casi completo. El manuscrito se conserva en la Biblioteca Nacional de Madrid y no se sabe quien es su autor.
Rodrigo Díaz de Vivar(1040- 1099) es el personaje cuyas hazañas exalta el Cantar.
Ramón Menéndez Pidal dijo que el Poema del Cid es el retrato de pueblo donde se escribió.
"En el Cid se reflejan las más nobles cualidades del pueblo que le hizo su héroe"
Versos del Poema, en su lengua original:
(Al salir de Vivar, Rodrigo deja abandonados sus palacios. Cuando entra en Burgos, las gentes salen abatidas a ver pasar a su héroe. Nadie se atreve a ofrecerle alojamiento, pues el rey AlfonsoVI lo ha prohibido)
Los de mio Cid a altas voces llaman
los de dentro non les querién tornar palabra.
Aguijó mio Cid a la puerta se llegaba,
sacó el pie del estribera, una feridal daba;
non se abre la puerta, ca bien era cerrada.
Una niña de nuef años a ojo se paraba:
- "Ya Campeador, en buena ciñiestes espada!
El rey lo ha vedado, anoche dél entró su carta,
con gran recabdo e fuertemientre sellada.
Non vos osariemos abrir nin coger por nada;
si non, perderiemos los haberes e las casas,
e aún demás los ojos de las caras.
Cid, en el nuestro mal vos non ganades nada;
mas el Criador vos vala con todas sus vertudes santas".
Los historiadores de la Literatura la relacionan con los hechos históricos no literarios. Pero como dije al principio, la Literatura es primordialmente un fenómeno estético y aunque la Historia de la Literatura y la Historia de la Sociedad se influyan, son cosas distintas. En mi modesta opinión,la Literatura además de ser belleza, es arte, el maravilloso arte de combinar las palabras.
El valor artístico del Poema es enorme; algunos románticos extranjeros lo situaron, en una escala de valores, tras la Iliada de Homero.


sábado, 6 de febrero de 2010

La palabra más hermosa


Dice Rafael Chirbes, en la presentación de su nuevo libro, "Por cuenta propia", que "Las buenas novelas nos enseñan el fondo de todo, el engranaje del mundo, limpian la visión de la realidad"; y más adelante afirma que escribe "Para aclararme, explicarme a mí mismo y explicar el mundo".
Tomando como apoyo las palabras de Chirbes, pienso que la última obra que acabo de leer, "La palabra más hermosa" de Margaret Mazzantini es una buena novela, ya que te das las pautas para poder entender, o, al menos, intentarlo, el complicado engranaje del mundo.
Se trata de una historia de amor y de amistad en el marco de la ciudad de Sarajevo, antes, durante y después del asedio al que estuvo sometida por los servios y el Ejército Popular Yugoslavo, desde el 5 de abril de 1992 al 29 de febrero de 1996.
En toda la novela, el amor ocupa un lugar predominante. Amor familiar, en la pareja, hacia el hijo, la hermana, el amigo. Amor a la ciudad, al paisaje, a las tradiciones, a la libertad, a la cultura, a la propia dignidad, a la poesía.
Es una historia de amor, pero creíble. Hasta el punto, que vives como propias las dudas de Gemma, la protagonista; entiendes sus miedos, titubeas, ella también lo hace, y te enfrentas, casi sin capacidad para reflexionar, a una guerra tan cruel como inesperada. ¿Quién les iba a decir a los habitantes de Sarajevo, eufóricos tras los resultados obtenidos en las Olimpiadas de Invierno de 1984, que una ciudad, modelo de relaciones interétnicas, fuese prácticamente destruida por las bombas y miles de esos habitantes, sobre todo civiles bosnios, masacrados?
Lo terrible es que la masacre se realizó casi a la vuelta de la esquina, en la desarrollada y culta Europa.
Aun aceptando esto, la novela contiene un mensaje de esperanza. El título ya lo sugiere.

viernes, 5 de febrero de 2010

Lírica castellana

No conocemos las primeras canciones líricas castellanas porque no se escribían, sólo se cantaban. Las que han llegado hasta nosotros son las denominadas JARCHAS, pues algunos poetas hebreos y árabes las insertaron en sus poemas, dejándolas en su lengua original. O sea, los que estaban en territorio mozárabe. Los mozárabes sabemos que eran los cristianos que vivían en la zona ocupada por los árabes y hablaban una lengua románica propia.

La jarcha más antigua, que data de finales del siglo X, principios del XI es la siguiente:

¡Tant' amare, tant' amare;
habib, tant' amare!
Enfermiron uellos nidios,
ya duelen tan male.

La traducción sería: ( Tanto amar, tanto amar; amado, tanto amar
enfermaron mis ojos refulgentes, duelen con mucho mal.)

lunes, 1 de febrero de 2010

Un poco de gramática

Hace unos días tuve una ligera discusión con un compañero sobre el sistema verbal español. Él no tenía dudas al respecto y yo tampoco. Se trataba del modo Imperativo del verbo ir; mi amigo decía que la 2ª persona del plural era iros, y yo optaba por idos.

El resultado ha sido que, después de consultar la Gramática Española de la Lengua, los dos teníamos razón. A continuació, lo aclaro.

De todos es sabido que los verbos de la tercera conjugación cuya terminación es d en la persona y tiempo que nos atañe, suprimen esta letra ante el pronombre enclítico os.

Ejemplos: Subid-- subíos; ceñid-- ceñíos; venid-- veníos, etc...
Aunque coloquialmente decimos: Subiros, ceñiros, partiros...

Pero el verbo ir es una excepción. Su Imperativo no suprime la d; hay que decir idos (vos.)Aunque en la lengua oral predomina la forma iros; por supuesto, es una variante del español coloquial y también es correcto.