jueves, 25 de noviembre de 2010

ANA Mª MATUTE


Ana Mª Matute ha obtenido, por fin, en este año 2010 el Premio Cervantes.
Mucho se ha criticado que no se le hubiese concedido antes. Pero, como dice el refrán: "Nunca es tarde si la dicha es buena". Y la dicha de esta mujer, que se confiesa pesimista, con la obtención del Premio Cervantes, ha sido total.

El último libro que leí de tan prestigiosa escritora y Académica, me lo dejó Manolo hace unos meses. Se trataba de Los niños tontos, una obra muy breve, muy triste y muy bella en la línea habitual de la autora. Es decir, mezclando lo real, lo onírico y lo fantástico en un conjunto de historias que tienen como principales protagonistas a niños, sujetos imprescindibles de sus obras o, al menos, de las que yo recuerdo haber leído: Algunos muchachos, La torre vigía, El verdadero final de la Bella Durmiente, Olvidado rey Gudú, Paraíso inhabitado y la citada Los niños tontos.

De la mano de los niños que dibuja Ana Mª Matute, nos adentramos en los recovecos más intrincados de la memoria; aquellos en los que se formaron los mitos y las leyendas que dieron origen a lo que, más tarde, recibió el nombre de Literatura.
Sobre todo, son niños solitarios, que construyen un mundo personal, independiente y mágico en el que reinan, manteniéndose de ese modo alejados de una realidad que les desconcierta y aterra; de ahí la crítica social que pervive en el fondo de estos libros.
No busquemos en las historias de Ana Mª Matute finales felices. "Vivir es perder cosas", asegura. Busquemos el reflejo de un tiempo y de unas circunstancias en las que aún éramos inocentes. En las que la tristeza y la melancolía caminaban parejas de la ilusión, la risa o el más puro entusiasmo; dando lugar a instantes fastuosos, rebosantes de luz, en los que nos creímos inmortales.

2 comentarios:

  1. Recuerdo el final de Olvidado Rey Gudú: no me gustó nada. Creo que no lo comprendí, y ello condicionó mi opinión sobre una gran novela. Ahora, gracias a tu artículo, me parece que lo puedo llegar a comprender.
    Es un placer seguir aprendiendo de ti.
    !Muchas gracias¡

    ResponderEliminar
  2. Un premio merecidísimo. Recuerdo Lo mucho que disfruté con Paraíso inhabitado. Ana María Matute sabe transmitir una tristeza dulce.

    ResponderEliminar