sábado, 20 de febrero de 2010

EL CLAN DEL OSO CAVERNARIO


En relación con la Prehistoria, existe una novela, El Clan del Oso Cavernario, que nos aproxima a ese periodo de la vida de los seres humanos de forma didáctica y amena.

El argumento se desarrolla en el marco del Paleolítico. Tiene como principal protagonista a una niña Cro-Magnon, Ayla, que, a consecuencia de un terremoto, pierde a su familia, y, tras diversas penalidades, es acogida por un grupo de Neanderthales: El Clan del Oso Cavernario.

La escritora norteamericana, Jean M. Auel, autora del libro, se documenta muy bien para relatar las dificultades que surgen al convivir especies humanas con distinto grado de desarrollo evolutivo. Describe a los individuos: anatomía, capacidades sensoriales y cognitivas, sexualidad, etc.; su manera de vivir y de relacionarse con el entorno: alimentación, vivienda, remedios curativos, ritos mágicos... De ese modo, nos ofrece una visión amplia e interesante de un mundo y unos seres, antepasados nuestros, de los que aún queda mucho por descubrir y contar.

Insisto en que esta primera novela resulta interesante y amena. Digo primera, porque forma parte de una saga, "Los Hijos de la Tierra", de la que he leído otros dos títulos, cuyos nombres ni tan siquiera recuerdo, ya que puede aplicárseles aquello de que "Nunca segundas partes fueron buenas". Menos aún, si hablamos de una tercera o de una cuarta.

Frente a los que afirman que jamás leyeron un best séller, porque dicha lectura no aporta nada a su formación como lectores y supone una pérdida de tiempo, opino que no todos los libros considerados así son infumables. Por otro lado, si no lees obras deficientes, no tendrás elementos de juicio para reconocer las geniales. Además, en ciertos momentos del año o de la vida: verano, bajones anímicos, un best séller logra distraerte.

Yo, que lo leo todo, desde los prospectos de las medicinas a las columnas de opinión de los periódicos, he comprobado que, en general, cuando se trata de una saga, el primer libro suele salvarse de la calificación negativa; pero no los siguientes. Por ejemplo, la lectura de Los pilares de la Tierra de Ken Follett, me "engancho" desde el principio. Su continuación, Un mundo sin fin, también desde el principio, me aburrió soberanamente.

4 comentarios:

  1. Magnífico libro, no apto para gafapastistas ni modernetes que consideran que si no has leído el Ulises, eres analfabeto. Magistralmente narrado y documentado (por lo menos en apariencia...no viví esa época), es de esos libros que da lástima llegar al final, porque acabas amando a la protagonista. Supongo que por eso odio la segunda parte... Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Si no has leído el Ulises, puede que no seas analfabeto, pero tú te lo pierdes.
    He visto gente con camisetas en las que estaba escrito "Yo no he leído el Ulises... ¿y qué?", y no creo que jactarse de la propia ignorancia sea la mejor manera de combatir el analfabetismo, coincida o no mi opinión con la de "gafapastistas o modernetes".
    ... ¿Y qué? Pues eso, que tú te lo pierdes.

    ResponderEliminar
  4. No digo que no haya que leer el Ulises; de hecho, lo he leído. El problema radica en que, por desgracia, he coincidido con mucha gente gafapastista y modernete durante mi época universitaria que tenían esa forma de pensar. Bueno, más que pensar, de calificar a la gente... no sé si me explico. En fin, creo que no leer el Ulises no significa ser analfabeto; yo soy de los que cosideran que durante una caminata por la sierra puedes aprender más cultura (historia, botánica, psicología, antropología...) que en 1000 hojas manuscritas. Pero eso no anula mi pasión por la lectura; al contrario, la incentiva.
    Un saludo!!

    ResponderEliminar